Show simple item record

dc.contributor.authorRodríguez-Salas, Gerardo
dc.date.accessioned2013-04-30T12:59:11Z
dc.date.available2013-04-30T12:59:11Z
dc.date.issued2005
dc.identifier.citationRodríguez-Salas, G. "Carnation": La lealtad secreta de Katherine Mansfield hacia la tradición literaria femenina. En: Estudios de la mujer: discursos e identidades. Ana Antón-Pacheco, et al. (eds.). Madrid: Universidad Complutense de Madrid, 2005. pp. 205-211. (Estudios de la Mujer; 5). [http://hdl.handle.net/10481/24879]es_ES
dc.identifier.isbn84-89456-81-X
dc.identifier.otherD.L.: M 7718-2005
dc.identifier.urihttp://hdl.handle.net/10481/24879
dc.descriptionPonencia presentada en las VII Jornadas de Estudios de la Mujer, Facultad de Filología, Universidad Complutense de Madrid, 24-26 de noviembre, 2003.es_ES
dc.description.abstractLa autora neocelandesa Katherine Mansfield ha sido frecuentemente etiquetada como “femenina” y “trivial” y, por tanto, se ubica dentro de una tradición marcada por un estigma de literatura de segundo orden. Así, numerosos críticos y escritores hablan de sentimentalismo y excesiva feminidad en sus relatos. Éste es el caso de T. S. Eliot (38), que considera que Mansfield domina lo que él llama “material mínimo” y “femenino”, afirmación que, como apunta Clare Hanson (300), deja translucir una connotación negativa de delicadeza y carácter menor. A su vez, James Walt (41) exagera de forma casi irrisoria la preocupación de Mansfield por el detalle cuando dice que, en esta autora, “the twitch of an eyebrow is charged with more consequences than tumbling downstairs or falling through a trapdoor”, y separa su producción femenina, similar, en su opinión, a la de Jane Austen o Virginia Woolf, de una narrativa masculina más importante, como la de Charles Dickens o Joseph Conrad. Incluso Nadine Gordimer, a pesar de reconocer abiertamente la influencia que Mansfield tuvo sobre su escritura, la califica de “almost unreadable in her femininity and her breathlessness” (Schwartz, 81). Sin embargo, paradójicamente, Mansfield también ha sido etiquetada como una defensora del canon literario masculino, puesto que sus influencias artísticas proceden mayoritariamente de escritores varones, como Wilde o Chéjov. De hecho, gran parte de la crítica percibe un feminismo moderado y ambiguo en esta autora, que ha potenciado su adscripción al canon literario patriarcal más que a la defensa de una tradición femenina distintiva. La intención del presente artículo será descubrir cómo, detrás del aparente rechazo de la tradición literaria femenina en Mansfield, se esconde una cuidadosa estrategia que consiste en trascender los modelos masculinos y propugnar una tradición de escritoras con la que se siente hermanada en último término. Para demostrar este argumento, además de recurrir a evidencia procedente de su material autobiográfico, se estudiará la defensa simbólica de esta hermandad femenina en su relato “Carnation”.es_ES
dc.language.isospaes_ES
dc.relation.ispartofseriesEstudios de la Mujer;5
dc.subjectKatherine Mansfieldes_ES
dc.subjectTradición literariaes_ES
dc.subjectEscritura de mujereses_ES
dc.subjectChéjoves_ES
dc.subjectWomen writerses_ES
dc.subjectChekhoves_ES
dc.subjectShowalteres_ES
dc.title"Carnation": La lealtad secreta de Katherine Mansfield hacia la tradición literaria femeninaes_ES
dc.typeinfo:eu-repo/semantics/bookPartes_ES
dc.rights.accessRightsinfo:eu-repo/semantics/openAccesses_ES


Files in this item

[PDF]

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record